Estructuras paralelas, estructuras asimétricas

La simetría en la construcción de ciertas estructuras lingüísticas, como las que veremos en esta entrada, es más una cuestión de estilo que de corrección gramatical. No podemos decir, por ejemplo, que Era responsable de la recepción de los invitados y de instalarlos sea una frase incorrecta. Sin embargo, la simetría es más recomendable: Era responsable de recibir a los invitados y de instalarlos.

Veamos unos cuantos ejemplos tomados de la prensa.

En este texto estamos ante una enumeración irregular. Se entiende que los elementos de una serie como esta deben ser todos de la misma categoría gramatical. En cambio, si nos fijamos en la palabra clave de cada elemento, observamos que hay una combinación de verbos en infinitivo y sustantivos abstractos de carácter verbal: convocarla cuanto antes, ampliación de la cuantía, (emitir o emisión de) abonos anticipados, añadir conceptos y cuantías subvencionables,  justificación de las ayudas y creación de un grupo de trabajo técnico.

 

En estos dos textos,  observamos algo similar a lo que pasaba en el anterior: desconexión, verificación, impedir, poner y proteger, en el primero, y desmantelamiento y elaborar, en el segundo.

 

Hay otras formas de asimetría -o falta de correspondencia- que, sin ser disparatadas, tampoco son recomendables. En el texto anterior se anuncia que los padres tienen dos grandes objetivos; es decir, se anuncia una serie de dos elementos. Sin embargo, vemos que, mientras que el primer objetivo está formulado en infinitivo, de modo que apunta a algo que se piensa lograr en el futuro: propiciar la reflexión, el segundo se expresa en presente de indicativo.

Lo recomendable habría sido algo así: …tiene dos grandes objetivos: por una parte, propiciar la reflexión de los padres y madres con respecto al alcohol y, por otra, darles elementos, pautas para relacionarse con sus hijos en este tema de una manera más competente. (Nótese que, además, hemos añadido  por una parte y modificado ligeramente el orden de palabras, que no era el más acertado).

 

Del mismo modo, se rompe la simetría recomendable en el último texto. Es un error relativamente notable del tipo por una parte – en segundo lugar. Esperamos que el primero se corresponda con el segundo, y que en primer lugar vaya seguido de en segundo lugar. Si no lo hacemos así, estaremos provocando una desagradable sorpresa en quien lea el texto.

Anuncios