Comas que sobran, comas que faltan (2)


En una entrada anterior hablábamos sobre los errores más llamativos en el uso de la coma, tanto por su ausencia unas veces como por su presencia inadecuada otras. Veremos ahora algunos casos más que merece la pena considerar.

A) La coma en las oraciones de relativo explicativas y en las especificativas

Que haya o no comas puede variar sustancialmente el significado de una oración de relativo. Véase, por ejemplo, la diferencia entre estas dos frases:

Las jugadoras que no han sido seleccionadas están muy enfadadas
Las jugadoras, que no han sido seleccionadas, están muy enfadadas

En la primera frase, la oración de relativo es especificativa y se refiere solo a un grupo de jugadoras, mientras que en la segunda lo hace a todas las jugadoras: tiene carácter explicativo y podría sustituirse por una causal: Las jugadoras están muy enfadadas porque no han sido seleccionadas.

-En el texto siguiente, encontramos un caso claro de una coma desplazada. La oración de relativo que quedaron con apenas algunos de sus muros en pie es explicativa y debe ir entre comas. Pero nunca puede ir la coma tras el que. Esa coma, además, está separando el sujeto, que, del verbo, quedaron.

Una redacción más correcta sería esta: Durante el ataque incendiaron las instalaciones, que quedaron con apenas alguno de sus muros en pie, y sus más de quinientos habitantes y trabajadores fueron muertos o huyeron. Incluso sería preferible evitar la coordinación copulativa y echar mano del punto o del punto y coma: …en pie; sus más de quinientos habitantes y trabajadores fueron muertos o huyeron.

-En este otro texto, ocurre lo contrario que en el anterior: una oración de relativo claramente especificativa está entre comas. De mantener esta redacción, estaríamos dando a entender que no hay más que una ambulancia medicalizada, lo cual no es cierto.

La redacción correcta sería esta: Sin embargo, los técnicos de la ambulancia medicalizada que se acercó hasta el lugar verificaron que en la vivienda había una contaminación elevada de CO.

B) El uso de la coma ante y
Hay quienes dicen que nunca debe figurar una coma ante la conjunción copulativa y. De hecho, a veces se emplea mal, como ocurre en el texto siguiente:

La coma situada entre localidad y la conjunción y sobra. Es probable que quien ha escrito el texto tuviera la sensación de que la frase era muy larga y sintiera la necesidad de colocar una coma en el lugar en el que, razonablemente, el lector hace un pequeño descanso. Sin embargo, esa coma es errónea. La conjunción y une dos elementos idénticos, dos oraciones copulativas: que no recorte y que apueste por este programa.

Ahora bien, hay otros casos en los que el uso de la coma ante y es obligatorio o recomendable:

En los incisos: Tiene varios hijos y, por muy extraño que parezca, saca tiempo para todo.
En aquellos casos en que, aun siendo formalmente dos coordinadas copulativas, la conjunción y funciona en realidad como un nexo adversativo o de otro tipo: Estaba teniendo muchos problemas con la compra de aquella casa, y decidió dejarlo para otro momento (así que, y por ello…).
Cuando la segunda coordinada unida por y aporta precisiones o ampliaciones a lo dicho por la primera, más que una acción distinta. Véase la diferencia entre estos dos enunciados:

–Ha tenido un mal día: le han comunicado que debe 30 000 euros y le han abollado el coche (dos acciones distintas, unidas por la conjunción y).
–Ha tenido un mal día: le han comunicado que debe 30 000 euros, y encima los tiene que pagar con recargo (la segunda copulativa añade una precisión con respecto a la primera).

C) Algunos casos más de puntuación defectuosa

-En el siguiente texto observamos el error consistente en colocar una coma después de la conjunción pero.

Lo correcto habría sido lo siguiente: Aún somos pocos, pero confío en que cada vez seremos más en todas las partes del mundo.

Es probable que el autor haya aplicado aquí la regla correspondiente a sin embargo. Pero y sin embargo son conjunciones adversativas, pero no se utilizan del mismo modo, no son intercambiables. Sin embargo funciona habitualmente como un nexo supraoracional, suele utilizarse tras un punto o punto y coma y debe ir seguida de una coma. En este caso, la frase habría quedado así: Aún somos pocos. Sin embargo, confío en que cada vez seremos más en todas las partes del mundo.

-Ahora vamos a ver dos errores claros de puntuación:

Por una parte, el punto colocado entre extranjeros y ya que debería ser sustituido por una coma: el segmento encabezado por ya que no es una oración independiente, sino una subordinada causal.

Por otra, sobra la coma colocada tras ya que. Es cierto que con estas modificaciones el resultado sería una frase muy larga, de 60 palabras. Pero podríamos solucionar el problema manteniendo un punto y eliminando la conjunción ya que. El resultado sería claro:

La feria medieval de los Tres Burgos, que forma parte de las actividades programadas con motivo del Privilegio de la Unión, comenzó ayer con 120 puestos y una gran afluencia de visitantes autóctonos y extranjeros. Entre ellos hubo muchos turistas que, aprovechando su estancia en la capital navarra, se animaron a probar y comprar productos artesanos.

-Para terminar, volvemos a encontrar un uso muy forzado del punto (entre edad y un hecho):

En realidad, el segmento encabezado por un hecho es una especie de aposición explicativa con respecto a la información anterior, la referida a la desaparición de la mujer y seis hijos menores de edad. Lo adecuado sería sustituir el punto por una coma. Así evitamos esa oración extraña (Un hecho…en las huertas) que carece de verbo principal.

Otra solución, que me parece mejor, sería mantener el punto y modificar ligeramente la frase, añadiendo un verbo: …seis hijos menores de edad. El hecho fue antecedido de un batzarre… en las huertas.

 

Anuncios

“Proceder”: un verbo que casi siempre sobra 

 

Se observa una tendencia creciente al uso innecesario del verbo proceder, en perífrasis verbales del tipo El secretario procedió a leer el acta. Y lo mismo ocurre en expresiones de carácter perifrástico con sustantivos abstractos como El secretario procedió a la lectura del acta. Este uso, muy frecuente en el lenguaje administrativo, se ha generalizado y podemos verlo en muy diferentes ámbitos:

139-121se-procedera_twiter
El texto es un aviso colocado en el portal de una vivienda. Y es evidente que quien lo ha redactado está contagiado del estilo administrativo y cree que Se procederá al corte es más elegante que el sencillo, claro y transparente Se cortará.

Algo similar ocurre en los siguientes ejemplos, tomados de la prensa:

139-procedio-mayuscula-fundacion12jun_   139-mas-llano-sin-perifrasis29may-copia

139-proceder_9may     dav

En los cuatro casos, el verbo proceder no aporta nada. Al contrario, hace más farragosa la frase en la que aparece. Sin duda habría sido recomendable prescindir de él y, simplemente, haber escrito:

-La escritora y poetisa Marina Aoiz leyó un poema.
-…y ella misma descubrió la placa.
-…todas las comunidades autónomas tienen que emitir nuevas tarjetas.
-El ayuntamiento de Los Arcos ha acordado adjudicar los servicios de bar de las piscinas…
-Una patrulla de la Policía Foral de la comisaría de Tafalla detuvo al presunto autor…

En ejemplo siguiente encontramos algo no demasiado habitual, como es una perífrasis doble: Va a proceder a retirar. Es una expresión recargada, de la que el autor podría haber prescindido en favor de va a retirar. Con ella habría quedado clara la intención del ayuntamiento, consistente en retirar en breve la bandera de Europa del mástil de la Casa Consistorial.

139-burlada-bandera_9may

 

Las perífrasis verbales -y las estructuras similares- son un buen recurso expresivo para matizar nociones de carácter aspectual (volvió a cometer un error) o modal (Tienes que escuchar más). Pero conviene no recurrir a ellas cuando no aportan nada: en esos casos no son clarificadoras ni elegantes.

La rima en los textos en prosa

La rima en los textos en prosa es poco aconsejable. Quien lee, aunque no sea en voz alta, la percibe como algo machacón, molesto o, peor aún, cómico. Por ello es conveniente evitarla, buscar otra solución.

No hay una regla escrita, pero se suele considerar rechazable la rima de tres elementos próximos en una misma frase, como ocurre en los textos siguientes:

217-154-img_20160219_171352

dav

217cacofonia-y-lexico-_brindara_7jun_

 

En los tres casos, con un pequeño esfuerzo, se podría haber encontrado otra solución que evitara uno de los tres términos:

-…ante la pregunta sobre cómo se estaba ejecutando la resolución por la que se instaba…

– …con mayor efectividad y más capacidad de responder a las demandas sociales.

-…la asociación busca presentarse a la sociedad navarra y difundir su actividad.

Los casos extraños de los textos en prosa con rima intencionada

Hay algunas personas que piensan que sus textos en prosa ganan en calidad y belleza por el hecho de forzar la presencia de la rima. Así, podemos encontrar textos –no muchos, es verdad- como el siguiente, escrito en prosa pero con rima buscada y predominio de grupos fónicos de entre ocho y diez sílabas. La voluntad es buena, pero el resultado…

191-carta-rimada_3e

La pasiva refleja: errores y recomendaciones

La estructura de pasiva con “se” o pasiva refleja es muy utilizada en castellano, bastante más que la pasiva perifrástica o pasiva convencional, formada con el auxiliar “ser” y el participio correspondiente.

Así, es más probable encontrar enunciados como Se recibieron muchos regalos” que Fueron recibidos muchos regalos, expresión correcta, pero que cualquier usuario del castellano percibiría como anómala.

Existen, por otra parte, otras construcciones con “se” que facilitan la presencia de errores. Hablamos de las oraciones impersonales con “se” (Se come bien aquí, Se agredió al periodista), de las reflexivas (Ella se hizo la cena) así como de frases con verbos pronominales (Se dedica al teatro, Se fue a las siete).

Errores derivados del cruce entre las estructuras de pasiva refleja y la impersonal con “se”

El error más frecuente es el que consiste en cruzar la estructura de pasiva refleja con la de impersonal con “se”. En ocasiones, podemos elegir entre estas dos posibilidades para comunicar el mismo significado. Veamos un ejemplo:

Cada cuatro años se elige a los concejales
Cada cuatro años se eligen los concejales

La primera es impersonal activa transitiva, también llamada impersonal refleja, con el verbo en singular. La segunda es pasiva refleja, y en ella “los concejales” funciona como sujeto paciente. Ahora bien, la segunda puede resultar ambigua, porque podría interpretarse también como recíproca: los concejales se eligen entre sí; por ello es más recomendable la primera: Cada cuatro años se elige a los concejales.

Lo inadmisible es cruzar ambas estructuras, algo que ocurre con frecuencia y da lugar a expresiones agramaticales como las que se recogen en los textos siguientes:

35-26-se-han-detenido-a-siete-personas_9may-copia

35-se-excluyan-a-los-titulados_12mar

35-se-elegiran-a-todos-sus-cargos_24a

35-114dnav27_10_15-copia

35-109titular_erroneo-en-d_navarra

Lo correcto habría sido:

Se ha detenido a siete personas
Que no se excluya a los titulados en Biología
Se elegirá a todos los cargos de dirección
Se convoca a las partes
Se sobornó a cuatro representantes

 

Las pasivas reflejas con complemento agente

Las oraciones pasivas, especialmente las formadas con ser + participio, pueden contar con complemento agente: Los regalos fueron enviados por sus familiares. Sin embargo, no se recomienda la presencia de este complemento en las pasivas reflejas, por muy extendida que esté esta práctica en los textos de los ámbitos judicial y administrativo (Se solicitaron nuevas pruebas por el fiscal). Esta recomendación figura claramente recogida en el estudio, muy recomendable, llevado a cabo por la “Comisión para la modernización del lenguaje jurídico”, coordinado por Estrella Montolío Durán. En ocasiones, como puede verse en los ejemplos siguientes, la preposición “por” es sustituida por locución “por parte de”:

34-45dequeismopasiva-con-se_23may-copia

34-70-retordico-copia_22may-copia

dav

34-retordico_22may

No podemos decir que el uso de la pasiva sea incorrecto en estos casos. Pero es evidente que la formulación en voz activa, con el sujeto por delante, facilitaría la lectura:

-A pesar de que algunas fuerzas políticas han insistido…
-Distintos miembros de la Comisión presentaron diversas alegaciones
-La persona responsable del establecimiento dio a conocer los hechos
-El representante de la zona pirenaica y de Adecana volvió a solicitar

 

Recomendación final para un lenguaje más llano

Todos los manuales de estilo recomiendan no abusar de las estructuras pasivas. Tanto los libros de estilo de los periódicos como los manuales de lenguaje llano dirigidos a las personas que trabajan en la Administración Pública insisten en lo mismo. La explicación de esta insistencia es fácil: está comprobado que el abuso de estructuras de pasiva es un factor que añade dificultad a los textos. Es decir, aquellos textos en los que se abusa de la pasiva resultan más difíciles de entender para los destinatarios, entre otras razones, porque en ellos se tiende a ocultar el sujeto.

Más allá de

Hay algunas expresiones que triunfan entre los usuarios de la lengua formal. No se sabe muy bien por qué, encontramos un uso abundante de poner en valor, de eso sí, de la palabra tema

Hoy quiero comentar una que últimamente llama mi atención: Más allá de. Es muy frecuente en la lengua oral de políticos y comentaristas, pero también es llamativo su uso en la lengua escrita.

No se trata de una expresión nueva ni incorrecta. Hemos usado siempre más allá de como locución preposicional con valor de lugar o de tiempo. Así es en frases como “Vive más allá de la iglesia” o “Va a durar más allá del año 2021”. También era fácil verla en enunciados con un cierto valor metafórico: “Vive más allá de sus posibilidades”, donde tiene el valor de “por encima de”.

Lo que me sorprende, lo que creo que es nuevo y discutible es su uso como “aparte de” o “además de”, valor que puede apreciarse en los siguientes ejemplos. Los cuatro primeros están tomados del libro La desfachatez intelectual, de Ignacio Sánchez Cuenca (libro que, por otra parte, me parece muy recomendable). Los demás están tomados de la prensa.

1. Los temas que he elegido en este segundo capítulo son el terrorismo y el nacionalismo. Más allá del interés sustantivo que estos asuntos pueden despertar, el análisis de los debates sobre los mismos resulta crucial para entender un fenómeno muy extendido… (pág. 25)

2. Por otro lado, más allá de las cuestiones de principio, hay también polémica sobre los instrumentos políticos que debería emplearse, si es mejor un referéndum o unas elecciones plebiscitarias… (pág. 143)

3. En cualquier caso, más allá de los detalles sobre los términos de la comparación, lo más llamativo es que el dilema no contempla la alternativa más probable: que España siga siendo uno de los países de cola dentro del grupo de los más desarrollados. (pág. 186)

4. Más allá de que Molinas no se parase a reflexionar sobre las consecuencias más obvias que tendría la adopción de un sistema mayoritario, es también cuestionable que las reglas electorales tengan un efecto poderoso sobre los niveles de corrupción en un país. (pág. 200)

5. “Cavani: ’El equipo respondió bien, más allá de las críticas’” (MARCA 7 de septiembre de 2016)

6. La presencia de una senadora, exalcaldesa de una capital como Valencia y factótum territorial del partido; la del tesorero del Partido Popular, la de un exministro y expresidente de Comunidad Autónoma, la de diputados de asambleas autonómicas y alcaldes y concejales de municipios… en las noticias que surgen de los juzgados en un solo día componen, más allá de la explosión inicial de la denominada trama Gürtel, el enjuiciamiento del PP a todos sus niveles, tanto internos como institucionales (“Diario de Noticias”, 18 septiembre 2016)

7. El joven equipo con sede en Ámsterdam piensa que la casa, que estará disponible para el mercado internacional, despertará especial interés entre las parejas de Bélgica, Portugal y Hungría, donde las tasas de divorcio se encuentran entre las más altas del mundo.

Aunque más allá de diseñar una vivienda exclusiva para matrimonios que se “atrevan a comprarla pensando en un futuro incierto”, este concepto de vivienda puede también ser útil para parejas que quieran vivir separados de vez en cuando. (“Diario de Noticias”, 18/09/2016)

8. Porque más allá del discurso apocalíptico que repiten cada día, los regionalistas siguen siendo hoy un partido necesitado de apoyos institucionales para gobernar de la misma forma que UPN sigue siendo una fuerza que rechaza la mayoría de la sociedad navarra, que todavía guarda en la memoria sus años en el Palacio de Navarra. (“Diario de Noticias”, 18/09/2016)

9. Pero una vez más, el paso corto vence a las grandes palabras. Más allá de las declaraciones, de la ceremonia de unidad a través de una rueda de prensa conjunta, el terreno no parece proclive a las arengas sino a los planes concretos. (“Diario de Noticias”, 18/09/2016.)

¿Se trata de un error? No me atrevo a decirlo. Sí afirmo que es una moda que no me gusta y que supone un empobrecimiento del idioma, por mucho que algunos crean que están a la última adornando sus textos con reiterados “más allá de”.

Por un lenguaje administrativo más llano al servicio de la ciudadanía. Un bando muy mejorable

Todas las administraciones públicas tienen la obligación de dirigirse a la ciudadanía con un lenguaje claro. Y cuando se trata de un bando municipal, que se difunde sobre todo por medio de copias colocadas en lugares públicos como tablones de anuncios o puertas de los portales, la necesidad de claridad es aún más evidente.

Diré, de entrada, que el texto que comento, un bando del ayuntamiento de Burlada, no es disparatado y que cumple su objetivo de informar sobre las obligaciones de las personas dueñas de perros. Sin embargo, está redactado de tal forma que quienes lo leen se ven obligados a un esfuerzo que sería innecesario de haberse cuidado más la redacción.

 

IMG_20160609_103316 - copia - copia

 

Vayamos por partes. El primer párrafo es el más criticable. Responde al esquema y al estilo habituales de muchos textos administrativos: es largo (una oración de 82 palabras) y difícil de leer porque aplaza la aparición de la información relevante, que se encuentra al final. No hay ningún error morfosintáctico ni ortográfico. Pero los lectores tienen que pasar por una farragosa enunciación de la fundamentación legal antes de llegar a lo que interesa.

La ley exige que en las comunicaciones de la Administración se incluya la fundamentación legal. Pero no dice el modo concreto de hacerlo. Y parece claro que la solución convencional no es la mejor. En este caso, por ejemplo, habría bastado con encabezar el párrafo con la información relevante. Algo así como: “Se recuerda que es obligatorio vacunar contra la rabia a todos los perros mayores de cuatro meses e identificarlos con un microchip”. Y vendría a continuación el resto: “Así lo recoge la Orden Foral del consejero de Salud…”.

También se podría mencionar la legislación por medio de una nota pie de página. En todo caso, tiene poco sentido distanciar tanto la fecha de la orden foral (19 de septiembre de 1994) de la de su publicación en el B.O.N. (5 de octubre de 1994). Y estoy convencido que con una mención más escueta de la referencia legal sería suficiente. De hecho, el encabezado real en el B.O.N. es este: “ORDEN FORAL DE 19 DE SEPTIEMBRE DE 1994, DEL CONSEJERO DE SALUD, POR LA QUE SE REGULA LA VACUNACIÓN ANTIRRÁBICA Y SE DESARROLLA EL DECRETO FORAL 370/1992, DE 9 DE NOVIEMBRE, POR EL QUE SE REGULA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS PERROS EN LA COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA”.

Hay en el texto un acierto evidente, que facilita la lectura. Me refiero a la estructura y al formato: la división en apartados, la disposición de parte de la información en listas, el uso de los espacios y las negritas ayudan en la lectura. Hay buena voluntad pero algún desacierto. Por ejemplo, es confuso el título del apartado “Destinatarios”: cualquiera que lo lea creerá, de entrada, que se refiere a las personas a las que el bando se dirige. Al leer vemos que no es así, sino que enumera los aspectos a los que el bando se refiere.

También mejoraría el texto si hubiera coherencia en el uso de los títulos: Empieza con “Destinatarios”, sigue con “Tarifas” y debería seguir con “Documentación” y “Lugar y fecha” pero no es así.

Para terminar, sugiero eliminar expresiones como “a tal efecto” y frases como “Lo que se hace público para general conocimiento”. Son innecesarias y miran más al pasado que al futuro.

Mi actividad en Twitter (3). El léxico

Escribir bien es difícil. Revisar un texto hasta dejarlo perfecto es una tarea exigente. Y lo es porque podemos acertar o equivocarnos en diversos aspectos de la escritura: ortografía, puntuación, léxico, morfosintaxis, mantenimiento del referente, uso de conectores, coherencia, adecuación…

En esta ocasión voy a centrarme en el léxico, en algunos usos muy mejorables en la selección de las palabras. En concreto, voy a poner ejemplos del empleo innecesario de palabras tomadas del inglés, de la elección de palabras equivocadas y de deficiencias relativas al registro lingüístico.

 

1. Uso innecesario de anglicismos

Sigue habiendo personas que echan mano de palabras o expresiones tomadas literalmente del inglés para designar realidades que tienen su expresión castellana correspondiente.  Actuar de este modo me parece ridículo, además de pedante. Supongo que quienes lo hacen creen que ello eleva el nivel de sus textos. Nada más lejos de la realidad.

 

 

2. Selección de la palabra equivocada

Veamos varios casos en los que, por despiste o ignorancia, la palabra elegida significa algo distinto de lo que se quería decir.

 

 

 

3. Errores de registro lingüístico

En el desarrollo de una noticia, se espera un léxico propio de la lengua estándar. Por ello, no es adecuada la presencia de palabras o expresiones propias de la lengua coloquial, que son perfectamente aceptables en otras situaciones. Decir rosco en lugar de gol en una crónica deportiva es un error grave de adecuación. Sin embargo, no hay nada que reprochar a su uso en una conversación entre amigos.

En el tuit siguiente, observamos un uso criticable de la palabra hinchar en el relato del periodista. Pero es perfecto el coloquialismo dar caña en boca de Miguel Induráin.

 

Los errores en la selección léxica son abundantes. En futuras entradas veremos otros de distinto tipo que, con una revisión cuidadosa o con una consulta a la fuente adecuada, se podrían haber evitado.