Los límites dudosos de la oración gramatical

Me propongo reflexionar en esta entrada sobre una estructura lingüística que me parece llamativa y, sin embargo, poco comentada. Me refiero a ciertas oraciones en las que figura un sustantivo seguido de una oración de relativo pero sin verbo principal.

Veamos un ejemplo inventado y las posibles variantes:

Mi primo abandonó el fútbol y comenzó a estudiar un máster. Una decisión que me pareció muy acertada.

La segunda oración, “Una decisión que me pareció muy acertada”, podría considerarse defectuosa: la oración queda coja, en la medida en que falta un verbo principal. En mi opinión, cualquiera de las tres opciones siguientes sería más recomendable:

-Mi primo abandonó el fútbol y comenzó a estudiar un máster, una decisión que me pareció muy acertada.

-Mi primo decidió abandonar el fútbol y comenzar a estudiar un máster, lo cual me pareció muy acertado.

-Mi primo abandonó el fútbol y comenzó a estudiar un máster. Su decisión me pareció muy acertada.

Es cierto que puede defenderse la corrección de la frase inicial, argumentando que falta un verbo sin apenas carga semántica: FUE una decisión que me pareció muy acertada. Sin embargo, me parece peligrosa la tendencia de ciertos redactores a abusar de esta estructura. Veamos algunos ejemplos tomados de la prensa:

 

La estructura de la que hablo es particularmente llamativa cuando, como en este caso, la segunda oración está en el párrafo siguiente. La solución habría sido muy fácil:

La intervención fue recibida con asentimiento por los representantes de UPN y PP presentes en el acto.

De nuevo nos encontramos con la misma estructura al comienzo de un párrafo. Y, dentro de él, el fenómeno repetido en dos ocasiones tras un punto y seguido: Y que tampoco soluciona…Pero que reclaman quienes….
Tal vez en este caso el redactor ha tratado de evitar la frase demasiado larga, lo cual está muy bien. Pero no es esta la mejor manera de hacerlo. Hay otras soluciones mejores sin recurrir a esta anomalía sintáctica:

Se trata de una solución con muchos riesgos que difícilmente aceptarán quienes en 2012 recibieron con agrado las promesas del entonces consejero de ampliar el Canal. Esta solución tampoco resuelve el problema en la Ribera, donde por motivos climatológicos más necesidad hay de agua por hectárea, agua que reclaman quienes durante años han recibido la promesa de que había suficiente para regar miles y miles de hectáreas.

Varios ejemplos más:

Una redacción mejor:

Estas cuestiones hasta ahora no han impedido el acuerdo de una mayoría…

 

Mejor cualquiera de estas dos posibilidades:

-…del que se aportaba una fotocopia. Este documento, como es notorio, puede ser manipulado con facilidad.

…del que se aportaba una fotocopia, documento que, como es notorio, puede ser manipulado con facilidad.

 

Mejor:

Esta caída descuadró notablemente las previsiones del departamento de Cristóbal Montoro…

Estos datos muestran el reverso de una moneda con cara de reforma fiscal….

¿Estamos ante un fenómeno creciente? Tengo la impresión de que es así y me parece preocupante. Esta estructura, perfectamente aceptable en el discurso oral formal, no debería extenderse a la lengua escrita.

Anuncios

2 respuestas a “Los límites dudosos de la oración gramatical

  1. Hace poco me encontré con un párrafo parecido. La primera frase tiene un verbo, luego el autor escribe dos más sin ningún verbo. Las frases parecen no tener relación entre sí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.